28 DE JUNIO
SALMO 4:8
«En paz me acuesto y me duermo, porque solo tú, Señor, me haces vivir confiado» (SAL. 4:8).

En general, ¿qué situaciones hacen que nos quedemos despiertos sin poder dormir? Podemos nombrar, entre muchas: el estrés, las preocupaciones, sentimientos de culpa, temor, dudas, etc. En pocas palabras, no tenemos tranquilidad o paz para conciliar el sueño.

Al igual que Jesús cuando durmió en la barca en medio de la tempestad (Mar. 4:35-41), un hombre llamado Pedro, pudo dormir con toda tranquilidad, sin temor alguno. Hechos 12:1-11 nos narra que Pedro durmió encadenado, entre soldados, en la cárcel. ¡Un ángel tuvo que despertarlo!

Pedro estaba presente cuando Jesús pronunció las siguientes palabras: «La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden […]. Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo» (Juan 14:27; 16:33). Observa lo que sucede cuando nos apropiamos de Su paz: no nos turbamos ni tenemos miedo.

Pedro se apropió de esa paz, confiando plenamente en las palabras de Jesús, y pudo salir victorioso de la situación en la que se encontraba. ¡Un ángel lo libró, y aún no estaba seguro si lo había visto o no! Dormir de esa forma reflejaba su confianza en las palabras del Señor.
===================
SALMOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Joyce Vejar
Desde: Arizona, USA
===================
|| www.drministries.org ||
==================