29 DE MAYO
SALMO 40:6-8
«Me agrada, Dios mío, hacer tu voluntad; tu ley la llevo dentro de mí» (SAL. 40:8).

Nuestra cultura enseña que, para conseguir el favor de Dios y recibir Su perdón, debemos sacrificarnos y vivir cargados de culpa. Sin embargo, Dios no espera que hagamos actos externos de sacrificio. Si nos acercamos a escucharlo y abrimos nuestro corazón a Sus palabras, podemos conocerlo y deleitarnos en vivir para Él.

Como cristianos que deseamos agradar a Dios, podemos desenfocarnos y distraernos con lo externo. Es frecuente evaluar la vida espiritual de alguien por lo que se puede ver: cómo luce o qué hace. Por ejemplo, si es una mujer esforzada, una madre sacrificada o quizás una esposa abnegada. No podemos negar que todo eso tiene valor. En el Antiguo Testamento, bajo el pacto mosaico, Dios instituyó los sacrificios y holocaustos. Pero estos debían hacerse con fe y en los términos que el Señor instruyó. Los sacrificios por obligación y sin observar lo establecido eran abominables para Dios. Pero nosotros ya no tenemos que hacer sacrificios para pagar por nuestros pecados.

Entonces, ¿qué espera Dios de nosotros? ¿Podemos vivir como nos plazca? Por supuesto que no. La vida cristiana está llena de sacrificios externos que se originan de un corazón agradecido. Nuestro deleite debería ser vivir agradando a Dios en lugar de agradarnos a nosotros mismos. Necesitamos acercarnos a Él y pedirle que abra nuestros oídos a Su voz y los cierre a otras voces. Hay mucho ruido alrededor de nosotros, incluso más dentro de nosotros. Necesitamos hacer silencio y escucharlo.

Tal vez mucho de lo que haces no viene de un corazón que se deleita en tener una relación con Dios. Es posible que Su Palabra no habite en tu corazón, aunque tu mente la conozca. Si no tienes una relación viva con Él, nunca encontrarás gozo en la vida. Por el contrario, te parecerá muy pesada y difícil. El deleite en hacer la voluntad de Dios viene de un corazón que atesora Su Palabra y lo ama con todo su ser.

He aquí el secreto: Cristo se ofrendó como sacrificio por tus pecados. Si te acercas en arrepentimiento y fe, Su Palabra será implantada en tu corazón y anhelarás, desde dentro de ti, hacer Su voluntad y vivir para Él. Su Palabra será la que guíe tus pasos al gozo de rendirte a Él y hacer Su voluntad.
===================
SALMOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Joyce Vejar
Desde: Arizona, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================